Blog

Neuromarketing: las neuronas espejo

Neuromarketing: las neuronas espejo

Actualidad / Curiosidades

Publicado el 20 julio 2016
por Ovejabeja Creativa
No hay comentarios

Tal vez no conozcas el término “neuromarketing”, pero seguro que conoces la sensación de contagio que produce un bostezo o una carcajada. O cuando ves a alguien comer una suculenta hamburguesa y de repente te entra hambre. Pues bien, todas esas sensaciones no son fruto de la casualidad, son tus neuronas espejo en funcionamiento.

Pero, ¿qué son las neuronas espejo?

En el año 1992 un equipo de científicos italianos estudiaba la región del cerebro llamada F5 o zona de premotricidad de los macacos, recogiendo en monitores la actividad de sus cerebros cuando realizaban gestos o movimientos.

Cuando uno de los ayudantes entró en el laboratorio comiendo plácidamente un helado, el monitor conectado al cerebro del mono se disparó y comenzar a registrar una fuerte actividad. Pero el mono no se había movido: el simple hecho de haber visto al científico comerse el helado había producido en el animal una imitación mental del mismo acto. Y fue así como se descubrieron las neuronas espejo.

¿Cómo nos afectan las neuronas espejo?

De la misma forma que las neuronas espejo hicieron que el cerebro del macaco imitara el gesto de comer un helado, también son las causantes de que las personas imitemos los comportamientos de compra de los demás consumidores.

Por ejemplo, estás viendo la sección de deportes del telediario, y ves como los futbolistas bajan del autobús con unos enormes cascos de música. No le das la menor importancia, hasta que ves en tu barrio a varias personas con esos mismos auriculares. Ya has caído, no sabes por qué pero quieres esos cascos. Las neuronas espejo ya han realizado con éxito su propósito.

¿Y qué pasa con esos productos que no te gustan pero están de moda? Pues seguramente te acabarán gustando. Posiblemente la primera vez que viste las zapatillas Crocs te parecieron de lo más feo, pero después comenzaste a verlas por doquier y tu pensamiento cambió a “tengo que comprarme esas zapatillas”.

El hecho de ver un producto una y otra vez durante tu día a día lo hace cada vez más deseable. Queremos vestir como los modelos de las revistas, comer ese Magnum con extra de chocolate que vemos en el anuncio o comprar ese nuevo modelo de iPhone que tiene tu amigo. ¡Lo necesitas y no sabes por qué!

Por tanto, el futuro de la publicidad reside en las neuronas espejo y el neuromarketing, saber aplicar este efecto de nuestro cerebro para conseguir que un producto sea deseable para cualquier consumidor. ¡Toma nota!

 

Ovejabeja, agencia de diseño en Valencia